sábado, 28 de diciembre de 2013

Esas misteriosas letras junto a las rayitas de cobertura del teléfono móvil

Estamos rodeados de información, de la que queremos y de la que no queremos o no hemos solicitado. Vivimos en la era del exceso de información o infoxicación, traducción directa del fantástico neologismo inglés infoxication. Los anglosajones son muy rápidos en crear nuevos términos que dan en el clavo de su significado, seguramente porque carecen de una real academia que lastre la evolución de su lengua.


Las letras que aparecen en nuestros móviles y tabletas con conexión a Internet junto al indicador de cobertura puede resultar para mucha gente ese tipo de información no deseada, ni buscada, ni esperada, ni mucho menos comprendida. G, E, 3G, H... ¿Qué significan, qué me indican?

Modo avión
Si te aparece este icono, olvídate de la telefonía y los datos. Incluso del bluetooth. Y no eches la culpa a nadie, lo has puesto tú así, aunque no lo sepas.



Sin cobertura
Este símbolo aparecerá cuando nuestro móvil no sea capaz de recibir ninguna señal de antena telefónica. Estaremos desconectados del mundo, sin llamadas, sin correos push, sin notificaciones de redes sociales... Qué a gusto, ¿no?


Con cobertura pero sin datos

Podremos recibir llamadas de nuestra suegra o del jefe, pero no habrá forma de actualizar la temperatura en el Accuweather.



G
GPRS (General Packet Radio Service, servicio general de paquetes vía radio). 

Esto será lo que normalmente nos aparezca en lugares remotos y poco poblados. Las operadoras ajustan las antenas de telefonía de tal forma que, con la mínima infraestructura, dan lo justo de cobertura telefónica y una transmisión de datos exigua. Tanto si vas a las montañas de Lugo como a remotas costas onubenses, no culpes a tu superteléfono inteligente de última generación por lo lento que va. Ese vídeo de Youtube que tratas de ver nunca ser cargará porque el ancho de banda disponible no es el suficiente ni para empezar.

Si tuviste Internet en los años 90, GPRS te recordará a aquellas conexiones por módem a 28 en las que, por ejemplo, esperabas un minuto para que una foto se cargara.


E
EDGE (Enhanced Data rates for GSM of Evolution, tasas de datos mejoradas para la evolución de GSM).
Es un tuneo del anterior, también considerado como 3G básico. Si estás en un lugar alejado del hardcore de la civilización, considérate afortunado por ver una E en tu teléfono móvil y aprovecha para conectarte. Será lo mínimo que necesites para usar servicios remotos como LogmeIn o cualquier cosa que tire de ficheros multimedia.



3G
(UMTS, Universal Mobile Telecommunications System, sistema universal de telecomunicaciones móviles o 3G, tercera generación).
Podemos considerar este tipo de conexión de datos como la mínima necesaria para no desesperarse al conectarse a Internet. La velocidad de transmisión ya es similar a una línea ADSL básica y permite navegación y conversación simultáneamente. También será lo mínimo imprescindible para compartir tu conexión a Internet con esos dispositivos que sólo funcionan por WiFi. 
Si te regalan un móvil que no dispone de 3G, tienes tres opciones: devolverlo amablemente con una excusa verosímil, deshacerte de él en el contenedor más cercano o apretar los dientes y quedártelo como suplente por si a tu móvil titular 3G le ocurre alguna catástrofe.

H/H+
(High Speed Packet Access, Acceso por paquetes a alta velocidad).
H puede considerarse un tuneo de 3G aumentando la velocidad de descarga, y H+ podríamos decir que es un tuneo de H aumentando considerablemente la velocidad de subida. Es lo más cercano a ADSL en cuanto a líneas móviles, y habitualmente sólo está disponible en grandes núcleos de población. Con H+ pueden realizarse videoconferencias sin problemas y descargas y subidas intensivas de ficheros.

4G
Es lo último de lo último. Si tienes ganas de gastarte unos cuantos centenares de euros en un teléfono móvil último modelo, seguramente podrás acceder a la superrápida red 4G, cuya velocidad teórica es similar a la de la fibra. Eso sí, habrá que esperar a que las operadoras implementen este sistema es sus infraestructuras de antenas, desde el centro de las principales ciudades del país hacia el resto del territorio, cosa que no va a ocurrir ni hoy ni mañana. Pero sí en un futuro cercano.

En la siguiente tabla resumimos lo anteriormente expuesto:


Todas las cifras son teóricas, como cuando en las facultades de ciencias nos decían en los enunciados de los problemas "tenemos un caballo, supóngase esférico". Las operadoras nunca dan esa velocidad máxima y todo suele quedar bastante por debajo, pero nos sirve para hacernos una idea de lo que suponen las esotéricas letras de 
nuestros teléfonos móviles. Una forma más gráfica de verlo:



Este post no es una tesis doctoral, sino una aproximación laxa a un tema comúnmente desconocido. Para ver datos exactos, excepciones y profundizaciones está la Wikipedia y miles de páginas en Internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario